10 Julio 2020

La austeridad de Iván Duque

Posted in Economía

La austeridad de Iván Duque

Entre los casos más sonados se estima un gasto público de más de 34.400 millones de pesos durante la cuarentena.

Por. Nicolás Peña Jiménez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Vasta es la lista de repercursiones negativas que ha traído consigo la pandemia de Covid-19 en Colombia, entre las más notable se encuentra el duro golpe a la economía en el primer trimestre del año que, según los últimos informes presentados por el DANE y el Banco Nacional de la República, presentan una tasa de desempleo de 21,4% con una variación del PIB DEL 0,4% (la más baja desde el cuarto trimestre del 2017) una situación evidentemente preocupante y que ahora más que nunca, se hace menester de la "Política de austeridad" anunciada por el presidente Iván Duque desde inicios de su mandato.

A sabiendas de esta situación, la administración fiscal gubernamental ha sido duramente criticada por diferentes medios de comunicación desde inicios de la cuarentena, producto de una larga lista de gastos superfluos que van en contra de lo que el país realmente necesita. Varios de dichos gastos fueron dirigidos a sectores como el militar, policial y de relaciones públicas.

Entre los casos más sonados se encuentra el contrato suscrito entre la Presidencia de la República y la firma DU BRASS S.A.S por un valor de 3.350 millones de pesos, con el fin de posicionar la imagen del Presidente en redes sociales, recursos tomados del Fondo Nacional para la Paz. Caso parecido, al del contrato hecho por 481 millones de pesos destinados para determinar el nivel de aceptación de los programas del gobierno orientados hacia la construcción de Paz y que fue financiado por el mismo fondo.

Para el sector defensa, en lo que va del 202, se ha adjudicado buena parte del presupuesto nacional, destáquese cuatro contratos, el primero para la compra de 23 camionetas blindadas por un valor de 9.000 millones de pesos, a razón de "Protección presidencial", según las explicaciones dadas por el propio gobierno. Seguido esto, una inversión de más de 7.900 millones para la adquisición de 18 tanquetas para el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) en un momento donde las personas no pueden salir de sus casas. Semanas después de la compra de dichas tanquetas se cerró otro acuerdo de compra de 4 vehículos con blindaje tipo III para la Dirección de Tránsito y Transporte por valor de 4.160 millones sacados del mismo fondo de Paz.

Por último, a fecha del 20 de abril, por parte del gobierno se venía gestionando la compra de armamento para el Esmad por 9.515 millones de pesos. Con esta suma se pretendían conseguir 470.244 cartuchos de gas, 5.352 granadas multiimpacto y 23.352 esferas calibre 0.68 entre otros. Dicho contrato tenía tentativa de cierre el pasado 29 de mayo y un plazo de ejecución de 150 días; el Gobierno no se ha pronunciado al respecto.

A esta lista, se le suma los últimos escándalos atribuidos al reciente viaje del Fiscal General a la Isla de San Andrés en plena pandemia durante el pasado puente festivo; viaje que hizo acompañado del Contralor General de la Nación, su hija (la del Fiscal) y una amiga de su hija. Viaje justificado por el mismo Fiscal como "Acompañamiento en misión de seguimiento de casos judiciales". Para el viaje se hizo uso de dos aviones de la Fiscalía cuyo mantenimiento y gasolina corren por parte de la recaudación tributaria de los colombianos.

Así mismo, en medio del escándalo, se autorizó la creación de la Consejería Vicepresidencial a través del decreto 901 firmado por el Presidente y que entre sus funciones destaca la asesoría sobre estrategias de comunicación, desarrollo empresarial y crecimiento económico. Algo no necesariamente contraproducente pero que no es fundamental en tiempos de crisis.

Analizando el panorama actual, en donde la deuda pública asciende a 140.233 millones según los últimos informes del Banco Mundial y el déficit fiscal escala al 26% equivalente al 2,5% del PIB parcial según el Banco Nacional se puede decir que el deber primordial en al agenda del gobierno debe ser un reenfoque de los recursos hacía los sectores más afectados por la pandemia (Salud, empleo, educación, MiPymes) para garantizar mejores condiciones del Estado Social de Derecho.

Adenda: Según el Observatorio fiscal de la Universidad Javeriana, el Gobierno solo ha destinado el 5% del PIB para atender la actual emergencia por la pandemia.

Compartir esta página